Víctimas y a la vez criminales. Tres personajes femeninos en novela negra

Posted on Actualizado enn

La novela negra, el thriller son géneros que cada día me sorprenden más por la fuerza que los autores infunden a sus personajes, en especial si son femeninos. Un ejemplo de ello los tres últimos con los que he disfrutado, La Cadena (Adrian McKinty), Alex (Pierre Lemaitre) y Perdida (Gillian Flynn).

Nadie querría estar en la piel de Rachel (La Cadena), una mujer corriente, cuando recibe una llamada diciéndole que su hija ha sido secuestrada, y que si quiere verla habrá de pagar un rescate, y secuestrar a otro niño. Quien llama es también una madre cuyo hijo ha sido secuestrado, y si Rachel no cumple con las reglas, el niño morirá y su hija también. Es una víctima, pero le piden que también sea criminal. Va a necesitar mucho valor y astucia. No puedes dejar de leerla ¿quién está detrás de la cadena?, y sobre todo, ¿volverá a ver a su hija?

Nadie querría estar en la piel de Rachel (La Cadena), una mujer corriente, cuando recibe una llamada diciéndole que su hija ha sido secuestrada, y que si quiere verla habrá de pagar un rescate, y secuestrar a otro niño. Quien llama es también una madre cuyo hijo ha sido secuestrado, y si Rachel no cumple con las reglas, el niño morirá y su hija también. Es una víctima, pero le piden que también sea criminal. Va a necesitar mucho valor y astucia. No puedes dejar de leerla ¿quién está detrás de la cadena?, y sobre todo, ¿volverá a ver a su hija?

El personaje de Pierre Lemaitre, Alex, no es una mujer corriente, y lo iremos viendo a lo largo de la historia. Secuestrada, no hay ninguna pista, ni siquiera se sabe quién es. El comandante Camille Verhoeven (segunda entrega de la serie Verhoeven, que ) se adentra en la investigación de su personalidad mientras ella agoniza en un almacén abandonado. Lo que vamos conociendo de Alex nos a sorprendiendo en cada página. Víctima, sí. Criminal, también. Tiene sus razones que Verhoeven irá desentrañando. Un final chapeaux, inesperado.

Alex es la segunda entrega de la serie Verhoeven. La primera, Irene, también es para devorarla hasta terminar. Sin duda de lo mejor en novela negra.

Y cuando crees que vas a tardar en encontrar un libro que te guste tanto como el anterior, cae en mis manos Perdida. Quizás porque ha sido la última en leer me ha parecido fascinante, alucinante. No sé por qué, al principio pensé que me iba a aburrir, pero enseguida empezó todo. De nuevo una desaparición, Amy, la mujer de Nick Dune. El hilo narrativo es en primera persona, tanto de Nick, el principal sospechoso; como de Amy. Todas las pistas apuntan una y otra vez al marido. Nada es lo que parecía al principio, giros inesperados, pero todo está atado y bien atado, hasta el mínimo detalle. Todo encaja, y nada de lo que crees que va a suceder ocurre. Hay que seguir leyendo para ver hasta dónde llega la mala leche de Amy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s