Recuerdos en viejas ediciones

A veces viejas ediciones cuentan más historias que la propia. Una dedicatoria, una fotografía, un billete de tren, o una carta entre sus páginas nos llevan a un momento determinado en la vida del lector. Y cuanto más fascinante resulta la obra más lectores habrán disfrutado del ahora viejo libro que se convierte, a su vez, en testigo de historias sin concluir.

Dersu Uzala

DSC_2534En 1902 Vladimir Arseniev, un oficial del zar, explorador y etnógrafo, explora en los confines de Siberia y de China algunas regiones hasta entonces impenetrables para los euroeos. Un viejo cazador de la taiga siberiana, Dersu Uzala se convierte en su guía y amigo. Este es el relato  que hace Arseniev sobre el protagonista, habituado a vivir sin compañía, a excepción de los animales. Un ejemplo de  sagacidad e intuición para convivir con la naturaleza, de la que parece conocer sus secretos. 

Vemos en esta obra de Vladimir un verdadero canto a la naturaleza y a la amistad. Máximo Gorki fue un gran admirador de sus relatos de aventuras y está considerado un clásido de la literatura rusa.  El director japonés Akira Kurosawa llevó al cine una adaptación de este gran relato.

Viejas ediciones con una historia dentro. La dedicatoria

La edición es de 1978 (primera de Grijalbo) y fue un regalo de Pedro Costa Morata (el ecologista) con una dedicatoria acorde con el libro, refiriéndose a las bondades de la naturaleza. Debió pensar que mi espíritu necesitaba un relato de estas característiscas  para compensar tanta literatura fantástica y ciencia ficción. Creo que por entonces estaba enganchada a  “El Señor de los Anillos”, primer tomo, los otros dos tardaron en editarse.DSC_2624

Leyedo el libro envidié, no al protagonista, sino al autor, al aventurero que recorría lugares desconocidos, algo cada vez más difícil en estos tiempos. Pocos lugares, al menos tan amplios, quedan por descubrir. Lo que estaba claro era que Dersu Uzala era el mejor compañero para uan aventura en esa naturaleza tan salvaje. ¡Qué envidia!.

Pionero contra el programa nuclear en España

Muchos no se imagian todo lo que tienen que agradecerle a Pedro Costa. Ecologista de los de antes, los que luchaban prácticamente solos, creando grupos, escribiendo -escribir de ecología hace treinta año casi entraba en el género fantástico y de ciencia ficción-, estorbando a empresas y políticos, poniendo y recibiendo demandas…

Fue pionero en la lucha contra el programa nuclear en España y recibió el Premio Nacional de Medioambiente en 1998. Gracias al movimiento ecologista, a su primo el actor Paco Rabal y sobre todo a él, se evito que en 1974 Iberdrola construyese una central nuclear en la costa de Águilas (Murcia, su tierra), en Cabo Cope, a unos 30 kilómetros de Lorca, localidad que en el 2011 sufrió un terremoto. Afortunamente no sabremos las consecuencias que hubiera tenido de haberse construido la central.

Ingeniero Técnico de Telecomunicación, Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, Doctor en Sociología, en algún momento llegó a ocupar un cargo político (por Izquierda Unida-Verdes) que le duró muy poco, sin beneficiarse de ninguna puerta giratoria, todo lo contrario, lo que consiguió fueron muros, enormes muros de aislamiento.

41BWzX2TA3L._SX324_BO1,204,203,200_Es autor de libros como Nuclearizar España (1976), Hacia la destrucción ecológica de España (1985) y Electromagnetismo: campos magnéticos, silenciosos, ubicuos, inquietantes (1996) o Ecologíada, 100 batallas: Medio ambiente y sociedad en la España reciente (2011). (Feo título, por cierto)

Profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, podemos seguir disfrutando de sus artículos hirientes y certeros, como siempre, en https://www.cuartopoder.es/author/pedrocostamorata/

Zane Grey

A principios del siglo pasado Zane Grey comenzó a escribir historias del Oeste. A lo largo de su vida publicó más de 90 y la mayoría de ellas pasaron a la gran pantalla. Historias de venturas, romances, de buenos y de muy malos… sin más pretensión que la de entretener, que no es poco, y disfrutar con la vida de los personajes del viejo Oeste.DSC_2536

“La heroína de Fort Henry” (editorial Juventud, 1964) fue la primera novela que publicó y la que le dio la fama. La historia se basa en los recuerdos de sus antepasados, testigos de las luchas fronterizas en la época de los primeros colonizadores. Después vendrían otros títulos tan “del Oeste” como Río Perdido, El paso del sol poniente, Código del Oeste, Hasta el último hombre, Caballo Salvaje, El Jinete Misterioso… Sus obras y sus derechos para el cine le convirtieron en un escritor con fama y suculentos beneficios.

Entre sus páginas…

Una fotografía.

No recuerdo el año y casi nada de los que aparecen en ella. Éramos compañeros de clase, hasta ahí llego. Y la memoria me da algunos datos más. DSC_2576Clase de literatura y un profesor empeñado no solamente en que leyéramos un libro, “El Jarama”, de Sánchez Ferlosio, también en que lo estudiáramos y prácticamente lo diseccionáramos  ¡a lo largo de todo el curso! Nunca lo entendí, todo el curso con el mismo libro, Ese libro que nunca pude con él. Y sigo sin entenderlo. No he vuelto a leer nada de Sánchez Ferlosio, y lo siento.

Hace unos pocos años cayó en mis manos un libro que me recordó mucho a ese Jarama, “Fin”

The End